jueves, 6 de julio de 2017

Mezcla, mezcla... que algo quedará.


1) 


2) Lo que creemos que pasará cuando pongamos el sulfato en el agua de canilla es que esta cambiará su color al del primer compuesto mencionado. Se disolverá o no (quedará una pequeña parte sin disolver en el fondo) dependiendo de la cantidad que se le ponga al frasco. Mientras más creciente sea la cantidad que se le pone al frasco, el color será más concentrado, acordando con el del sulfato y una parte de éste queda sin disolver en el fondo.
Nuestra hipótesis es que el sulfato se disolverá en el agua y la tintará de un azul cada vez más fuerte respecto de la cantidad de medidas que se le pongan al agua. El agua podrá quedar arenosa mientras más sulfato se le agregue y una cierta parte sin disolver decantará al fondo.

3) Los resultados fueron que mientras más alto el número de la muestra, más fuerte era el color azul y alguno de los números más altos tenían un poco de sulfato cúprico en el fondo sin disolver.

4) La hipótesis que ideamos coincide plenamente con lo que pasó en la experimentación; el color aumenta gradualmente su solidez mientras más sulfato tiene la muestra, el color del agua al agregarle el sulfato coincide con su pigmentación y en algunas muestras quedan restos de sulfato en el fondo.

5) Frasco 1: Apenas se nota la decoloración producida por el sulfato cúprico. No quedan residuos en el fondo
Frasco 2: La decoloración es levemente más fuerte, pero sigue siendo muy débil. No quedan residuos en el fondo.
Frasco 3: El tinte que causa el sulfato ya empieza a notarse muy a simple vista, es celeste muy claro y no quedan residuos en el fondo.
Frasco 4: El color que toma la muestra es celeste y no queda sulfato cúprico sin disolver.
Frasco 5: En esta muestra el color empieza a tornarse más fuerte pero el sulfato sigue disolviéndose en su totalidad.
Frasco 6: Gradualmente la pigmentación se hace más fuerte y se disolvió todo el CuSO4.
Frasco 7: Esta muestra es casi idéntica a la anterior y se disolvió todo el sulfato cúprico.
Frasco 8: La tonalidad se parece más al azul y le muestra queda un poco "arenosa".
Frasco 9: Casi igual que la anterior, fuerte tono medianamente azul y una muy pequeña parte sin disolver.
Frasco 10: El color más cerca del azul que todos los anteriores, tiene residuos en el fondo.


PENSANDO JUNTOS


1) Nosotros medimos el agua que poníamos en los frasquitos con una jeringa, a cada uno se le colocó dentro del mismo 5 ml de agua. El sulfato cúprico usado se midió con un agitador de plástico, en medidas a ojo. Una cucharadita entera de éste se tomaba como la unidad de medida estándar.
Las medidas de agua son lo que queda constante en cada muestra. Lo que varía es la unidad de medida que se le pone a cada frasco, esto cambia según el número que tienen rotulado, ya que éste es el que indica el número de "cucharadas". 

2) Sí, el único componente que cambia el color de la mezcla es el CuSO4.

3) Puede haber diferencias entre los resultados de cada grupo, ya que cada uno de éstos decidió la unidad de medida estándar de sulfato cúprico diferente a la que nosotros usábamos. Por más pequeña que sea esta diferencia, puede causar cambios.

DESAFÍO


El experimento que pensamos para cumplir con la consigna es verter el contenido de la muestra que se quiere homogeneizar en una olla o recipiente apto para estar en contacto con fuego y calentar el líquido que se vació sobre él hasta casi llegar al punto de ebullición sin alcanzar a éste.

1 comentario:

  1. El nombre de la sal es sulfato cúprico. ¿Qué significa "agua arenosa"? "decoloración" es incorrecto, ya que el sulfato cúprico colorea la solución.

    ResponderEliminar